viernes, abril 19, 2024
Inicio Nuestros Profesores en los Medios El adiós a Víctor Elías: El maestro deja un legado grabado a...

El adiós a Víctor Elías: El maestro deja un legado grabado a fuego – Publicación de La Gaceta

Formó generaciones de economistas. Se destacó por su claridad conceptual y por la humildad en sus acciones. Dolor y recuerdo ante su partida.

Por Marcelo Aguaysol

No son muchos los profesores que han dejado profundas huellas por sus métodos de enseñanza en los claustros universitarios. Víctor Jorge Elías fue uno de ellos. Un maestro. Un economista que supo transmitir sus conocimientos de generación en generación y que prefirió quedarse en “su” Tucumán, como él lo definía, antes de radicarse en cualquier universidad estadounidense, preferentemente en Chicago.

Elías tenía la virtud de que, a través de su humildad, convertía los duros conceptos de la economía en una definición que cualquier ciudadano podía interpretarla. Tanta era su impronta en distintas entidades que su amigo, Juan Carlos De Pablo, recuerda una de sus características fundamentales cuando “el Turco” (tal como lo denominaba y se lo conocía en el mundo de los expertos) era miembro de la Academia Nacional de Ciencias Económicas (ANCE). “La suya es una ausencia física en los seminarios que tienen lugar en la sede de la institución, pero una presencia cuando se trata de evaluar trabajos para los premios que otorga la ANCE, u otro tipo de tareas. En otros términos, Elías está aunque no esté”, rememoró De Pablo cuando Elías había cumplido 80 años de edad. Y su presencia seguirá latente, más allá de aquella ausencia física. En cada pasillo de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Tucumán (UNT), en cada aula donde dictó clases, en cada café que supo compartir con amigos, en su casa, donde solía recibir a los visitantes con una atención casi personalizada para que se sienta como en la propia. En más de tres décadas de periodismo, este oficio me permitió conocerlo a fondo; escuchar sus enseñanzas; interpretar cada frase que lanzaba y que parecía un acertijo a develar. Las entrevistas se convertían en largas charlas. No era necesario desgrabarlas. “Discúlpeme unos segundos”, me dijo aquel día de julio de 2017. Atendió el teléfono a Arnold Carl Harberger, un economista de Chicago y gran amigo del tucumano, que le confirmaba su llegada a la provincia para celebrar aquellos 80 años. En una vitrina de su residencia, Elías exhibía fotografías con grandes economistas, varios de ellos obtuvieron el Premio Nobel en la especialidad. “A mi me gusta Tucumán. Soy de aquí y aquí me quedaré”, dijo insistentemente en varias conversaciones que mantuvimos a lo largo de los últimos años.

Leer completa en https://www.lagaceta.com.ar/nota/983998/economia/adios-victor-elias-maestro-deja-legado-grabado-fuego.html