Las estadísticas son muy útiles (si están en manos idóneas) – La Nación

¿Qué pensaría usted si yo le dijera que en la Argentina, entre abril y mayo pasados, el producto bruto interno (PBI) real aumentó 214%? Que seguramente apreté la tecla equivocada en mi calculadora, o que desayuné con whisky. Nada de eso. Apliqué el mismo método con el cual, hace unos días, nos enteramos de que en los Estados Unidos, entre el primer y el segundo trimestre de 2020, el PBI real cayó 32,9%. Ambos datos invitan a ignorar las estadísticas, cuando lo que hay que hacer es interpretarlas con cuidado.

Para que nos ayudara a hacerlo conversé con el argentino Raúl Pedro Mentz (1932-2018), quien estudió en la Universidad Nacional de Tucumán, en Harvard y en Stanford. En la UNT fue profesor de estadística inferencial, director del Instituto de Investigaciones Estadísticas, director de la maestría de estadística aplicada y codirector del doctorado en estadística. El posgrado que creó en 1983 todavía está vigente. Por todo lo cual es merecidamente calificado como la “pata estadística” de la prestigiosa facultad de ciencias económicas de esa universidad. Presidió la Sociedad Argentina de Estadística, fue vicepresidente del Instituto Internacional de Estadística y vicepresidente primero del Instituto Interamericano de Estadística. Publicó sus trabajos en las principales revistas técnicas. En el plano personal, “pocas personas conocieron tanto, a tan corta edad, sobre la vida y obra de Jorge Luis Borges, como quienes compartimos desde pequeños los almuerzos y cenas con mi abuelo”, afirmó J. Ricardo Acosta.

Leer publicación completa del diario La Nación haciendo clic aquí.